(+34) 96 363 54 86 info@instalacionesmorant.com
Seleccionar página

Compresor tornillo

Después de haber visto cómo funcionan los compresores de pistón (probablemente el tipo de compresor industrial más antiguo y común), en este artículo nos centraremos en el compresor de tornillo, también de desplazamiento positivo. Si los primeros pistones se desarrollaron durante el siglo XIX, en plena Revolución Industrial, los tornillos rotativos irrumpirían un siglo después, en la década de 1930, cuando surgió la necesidad de obtener grandes caudales de aire comprimido, estables, y en condiciones de presión variables.

En un compresor de tornillo la labor de compresión la realiza el elemento de tornillo rotativo, que está compuesto por dos rotores (uno macho y otro hembra).
Cuando el compresor de tornillo se pone en marcha, el aire llega al elemento a través de la válvula de aspiración y llena el hueco entre ambos rotores. Pero el espacio entre los rotores disminuye progresivamente a medida que estos giran en direcciones opuestas. Dicho de otra manera: el volumen del aire disminuye gradualmente al atravesar los rotores, así que cuando llega a la lumbrera de descarga ya ha aumentado su presión, ya es aire comprimido.

GALERÍA DE IMÁGENES