¿Sabías que el Aire Comprimido es 10 veces más caro que la electricidad?

El Aire Comprimido erróneamente puede parecer una fuente de energía barata o incluso gratuita. Sin embargo puede ser hasta diez veces más cara que la electricidad cuando asumimos los costes de generación, transmisión o tratamiento del aire comprimido de una instalación.
El aire comprimido que produce un compresor de aire a presión, está caliente, húmedo y sucio. El primer paso en una adecuada instalación neumática será filtrar estos contaminantes eliminando el líquido y el vapor de agua, las partículas sólidas y finalmente el aceite que va mezclado con el aire comprimido.
Así pues un buen estudio para el diseño de una instalación o red de aire comprimido debe tener en cuenta el consumo de energía para la generación y el tratamiento del aire comprimido. Para MORANT, siempre ha sido una preocupación el proceso de la adecuada preparación del aire comprimido para garantizar un correcto funcionamiento de la misma.
En los sistemas de aire comprimido el vapor de agua es un contaminante que está presente al ser originado por el propio compresor en forma de vapor de agua, pero cuando el aire generado se va enfriando, aparece también agua en forma líquida.
La cantidad de vapor de agua que puede haber en cualquier volumen de aire comprimido es directamente proporcional a la temperatura del aire e inversamente proporcional a la presión.
Mucha agua líquida aparecerá cuando la temperatura del aire sea la más baja y su presión sea la más elevada. Así pues, el proceso de su eliminación será más eficiente cuando seleccionemos un enfriador y secador de aire comprimido más adecuado y capaz de reducir la temperatura del aire en 8ºC por debajo de la temperatura del agua que entra en el post enfriador del circuito de aire comprimido.
MORANT dispone de la serie de Secadores de Aire Comprimido por Refrigeración ABAC dependiendo de las necesidades del circuito y que permite condensar el vapor ácueo que una vez se ha vuelto agua para ser eliminado.